martes, 9 de marzo de 2010

santiago


El repentino frescor nos alivió de la noche candente.

Tirados en el pasto gozamos del breve espectáculo de la cordillera relevándose entera.

Pronto, en cuanto el sol terminara de nacer, se perdería, ya no sería más que un recuerdo aguado en el horizonte.

viernes, 9 de octubre de 2009

EN EL MUSEO, ANTE TODO SILENCIO

Cuando pudimos entrar sin hacer la larguísima cola nos pareció sentir unas cuantas miradas antipáticas.

Cuando tocamos el sillón de algún virrey y nos rezongaron con el altavoz sentimos otras miradas antipáticas que nos seguían.

Cuando nos reímos de la Virgen de Luján vestida con una bandera argentina las miradas antipáticas nos acribillaron.

Cuando se me escapó "mirá que rictus horrible en ése busto de Evita" decidimos que era el momento de irnos.

de la serie "On the road" (4)
dedicado a mis hermanas "chivas leprosas", Lucila y Silvia.

VIGILIA CARRETERA

El camionero accedió a llevarnos si le dábamos conversación para mantenerlo despierto.
Establecimos turnos y le dimos conversación, galletitas, cigarrillos.
Después de viajar casi toda la noche, muertas de miedo porque el hombre no dejaba de cabecear, lo abandonamos vergonzosamente en una estación de servicio aprovechando una parada fisiológica.
Eso sí, le dejamos una esquela pidiendo disculpas.
de la serie "On the road" (3)

RIESGO DE ASFALTO


Son las seis de una calurosa tarde de verano, casi recién dejé la playa. Estoy sola, haciendo dedo, con esa mínima cuota de temor que me mantiene alerta.

Un auto se detiene. Baja una mujer y queda la puerta abierta, esperándome.

-¿Ta todo bien ahí? -le pregunto.

-Si, dale.

Entro, saludo al conductor, y a gatas logro sostener mi corazón en el pecho cuando escucho cuatro voces masculinas que desde el asiento de atrás me saludan.
de la serie "On the road" (2)

martes, 6 de octubre de 2009

LOS ÁNGELES DE BAO

La flamante Bemba se detuvo.
Dudamos porque estaba ocupada por dos tipos y lo acordado era que subiríamos si había un hombre solo, pero hacía un buen rato que estábamos en la carretera.
Nos acomodamos en el asiento de atrás, después de casi susurrarnos que no eran más que tres kilómetros.
Tras un par de intentos de comunicación fallidos el chofer
se dio vuelta y dijo:
—¿Quién de las tres está usando “Charlie” de REVLON?
—Ninguna, acá afuera solo nos bañamos con Bao.

de la serie "On the road" (1)